08 de Agosto de 2015

Museo River

“No hay día en el que no vea a alguien emocionado”

Patricio Nogueira es uno de los historiadores más prestigiosos y reconocidos de River. Pocas personas saben más que él sobre cada detalle de los 114 años de vida de la institución. Es por eso que el cargo en el cual se desempeña no es casualidad sino que está concatenado con sus exhaustivos conocimientos sobre la historia. “Pato” es el vicepresidente del Museo, el lugar donde se amalgaman y aglomeran los grandes hitos de todos los tiempos.

Por Damian Giovino
damiangiovino@mibelgrano.com.ar

El Museo es, sin dudas, uno de los emblemas más importantes que tiene el club en la actualidad. Un nexo cultural, social y deportivo con gente de todo el mundo. Socios, hinchas, personas del interior del país, de otras nacionalidades, hinchas de diferentes clubes, se acercan a disfrutar de este maravilloso punto turístico. Un entretenido y minucioso paseo para meterse de lleno en la gloriosa historia de River.

River es una de las instituciones deportivas más prestigiosas del mundo y a través del museo todos lo pueden comprobar…

Sí, es una enorme satisfacción. Desde que estoy en este cargo una de las cosas que más me ha llamado la atención es el contacto cotidiano con el hincha no habitual del club y de cancha. Vienen personas del interior del país como de todas partes del mundo. La gente termina la visita y el recorrido emocionada, eso me impacta mucho. Uno no toma dimensión, por la cotidianeidad, de lo que significa River para mucha gente a lo largo y ancho del país. No hay día en el que no vea a alguien emocionado y que no se me ponga la piel de gallina.

Es una integración social para la gente y una vidriera para River el Museo…

Sí, es una linda vidriera para el club. La bonanza deportiva de este último tiempo ayuda mucho a nuestra área. Desde que asumimos siempre fue en alza la cantidad de gente que visita el Museo. El año pasado fue una explosión y no fue aún mayor por el Mundial. En la comparación entre el 2014 y el 2013, esos fueron los únicos dos meses donde bajó el caudal de visitantes. Igualmente pasamos de 96mil visitas en el 2013 a más de 120mil en el 2014.

Lo positivo del Mundial fue la camiseta que donó Mascherano de la final…

Sí, es un orgullo. También tenemos la de Álvarez Balanta del partido de Colombia ante Japón. Impactan en la gente verlas dentro del Museo. Por supuesto la de Mascherano con el estampado de la final ante Alemania pega en los visitantes.

¿Cómo llegaste a ocupar este importante cargo?

Cuando Rodolfo D´onofrio gana las elecciones, Rodrigo Daskal asume como presidente del Museo. En seguida me llamó para comunicarme la noticia a lo cual yo le transmití mis felicitaciones y alegría por él. Me dijo que no lo felicite nada porque me necesitaba a su lado y quería que sea el vicepresidente. Fue un honor y acepté con orgullo. Así comencé en el área.

¿Cómo se toma la decisión de qué se expone y qué no?

Nos abrimos mucho al dialogo. Debatimos en un foro de historiadores diferentes temas y sacamos muy ricas conclusiones, casi siempre hay consenso. El Museo es la referencia histórica de todos los historiadores de River. Todos son bienvenidos para colaborar y aportar.

Hay ciento de material histórico ¿cómo hacen para reclutarlo y conseguirlo?

-Con la abertura para que todo aquel que tenga algo coopere o nos ayude a conseguir. Por ejemplo hay una vitrina explicitando la relación de hermandad con el Torino. Eso se hizo rescatando diferentes cosas del club. Nos llama la gente de gerencia de estadio y nos dice que tienen tal objeto, los de intendencia tal otro, y así se fue construyendo ese sector. También el club italiano nos regaló un pedazo de fuselaje del avión, una camiseta de la época. Ahora nos contactó un familiar de Carlos Santamaria, ex defensor de la década del ´30, que tiene una camisa (camiseta de la época). La familia de Bernabé Ferreyra nos donó la valija con la que él viajaba.

¿De qué consta la visita al Museo?

Si bien hay guías que van acompañando al contingente de turno, la visita es libre. Es decir el que viene se puede quedar el tiempo que quiera según sus gustos. Detenerse a ver más detalladamente tal sector etc. En la planta baja hay un sector dedicado a la historia de las camisetas. Están retratadas todas las que alguna vez, por más efímera que fuera, se usaron. Hay un espacio dedicado a la selección otra a los viejos goles y un espectáculo de imágenes de 360°, todo eso en planta baja. De ahí parte el túnel del tiempo llamado “River Infinito”. Tenemos una estación dedicada a cada década y en cada una de ellas están detallados los campeonatos ganados y diferentes objetos de cada época con una pantalla que retrata imágenes. Todo ese pasillo desemboca en la sala de trofeos. Luego la parte dedicada a la historia del Estadio con maquetas hechas a escala de las diferentes canchas en las que River estuvo en algún momento de la historia. Un sector de paredes ploteadas dedicado a los jugadores que pasaron por la historia. Están en orden alfabético y con los datos de cada uno. Eso llega hasta el 2009, no está actualizado, es un tema pendiente. Y después el “Estadio Tour” donde se entra al vestuario y se sale por el túnel a la cancha. Se puede filmar y fotografiar todo.

Acá se hacen las cenas de camaradería con los directivos del club rival de turno…

Sí, es una iniciativa de D´onofrio. Los dirigentes de los otros clubes quedan impresionados cuando recorren el Museo, les encanta. A veces se estira la visita porque ellos mismos hacen preguntas, se detienen a mirar cosas puntuales. A muchos los inspira para hacer algo así en sus clubes. Ha venido un directivo del Barca y quedó muy impresionado.

River es uno de los clubes más reconocidos del mundo por su historia futbolística. Pero no es sólo eso. La única institución deportiva en tener los cinco estamentos escolares en todo el planeta, el club con más actividades federadas de Argentina y el más importante socialmente, el segundo con más socios de Sudamérica y un museo de primer nivel mundial… El más grandes, lejos.