05 de Agosto de 2015

Fernando Guarini, Presidente de Fútbol Amateur

“Soy hincha pero sé cuando
tengo que actuar como dirigente”

Fútbol Amateur es el área más importante y sensible en la estructura futbolística de cualquier club. Allí están los cimientos que sustentan los proyectos y los éxitos deportivos a largo plazo. Se trata del mayor patrimonio genuino de toda institución. La cuna donde se forman futuros jugadores para triunfar en la Primera, pero, ante todo, donde se forman personas. La Cantera de River ha sido a lo largo de la historia la más fructífera de Argentina. De allí han salido grandes ídolos y figuras mundiales. Hoy está a cargo de Fernando Guarini quien realiza una muy buena gestión y admite que: “Esto lo hago por placer y amor al club”.

Por Damian Giovino
damiangiovino@mibelgrano.com.ar

Contale a la gente qué y cómo es ser presidente de Fútbol Amateur…

Es difícil explicar algo que uno hace por placer y meramente por amor al club. Pero también es difícil de explicar ese "placer" porque mi cargo demanda mucho tiempo de dedicación, tiene muchas complicaciones, trabas, problemas. Uno se hace eco de todas esas cuestiones y trata de solucionarlas. Por eso esto uno lo hace más desde lo pasional que desde lo racional. Trato de disfrutarlo todo lo que se puede pero intentando resolver todos los requerimientos que tiene el área y siempre buscando mejorarla.

Vos tenés tu trabajo particular fuera de River, ¿esto es más vocación que profesión?

Sí, sin dudas. Le presto más atención y le dedico más energías a esto que a mi trabajo. Obviamente que en mi trabajo cumplo porque es de lo que uno necesita para vivir y sostener a la familia. Pero la pasión, las ganas y el compromiso son más fuertes con mi rol de Pte. De Fútbol Amateur que con mi profesión personal.

¿Cómo llegaste a ocupar este cargo sustancial en la estructura de River?

Mi carrera política arranca en el 2001 y en el 2002 asumo como presidente de la subcomisión del hincha que fue algo creado en ese momento. Entre el 2005 y el 2009 fui presidente de Fútbol Infantil. Siempre traté de estar vinculado desde el lado que sea, a disposición del club. Camino hace mucho los pasillos. Yo formé mi familia gracias a River. Acá conocí a mi mujer, tengo dos hijos y vamos los cuatro a la cancha. Juego al Fútbol Interno, como asado en los quinchos, voy a la confitería, un socio e hincha más que tiene pasión y amor por River.

No das con el perfil de dirigente clásico ¿El hincha y socio se ve identificado en vos?

Generalmente me lo dicen. Yo soy producto de la popular de River. Cada cual tiene sus características y personalidad. Capaz el rótulo de dirigente va más con otro perfil que con el mío pero lo importante es lo que uno transmite y hace. A mí me gusta ir a ver los entrenamientos, los partidos, pasar por la Pensión, trato de siempre estar cerca. No hay un manual para ser directivo. Yo trato de que el club crezca y que los chicos tengan todo lo que necesitan. Sigo siendo hincha pero sé cuando tengo que actuar como tal y cuando con la mente fría de un dirigente.

El área y sobre todo la Pensión han mejorado mucho desde tu llegada…

Nosotros buscamos tener la tranquilidad de que el desarrollo de los chicos esté cubierto tanto en lo futbolístico como en lo extra. Después dependerá de las condiciones de cada uno y también de la suerte para llegar a Primera. Les damos clases de apoyo para los estudios escolares, los contenemos psicológicamente con especialistas y afectivamente. Y el área no es sólo Inferiores, tenemos Infantiles, Fútbol Femenino y Futsal.

¿Cómo surgió la idea de que Aimar y Cavenaghi, entre otros, vayan a dar charlas a la Pensión?

Porque ellos salieron de ahí y saben lo que es estar en una Pensión con todo lo que eso conlleva. Para los chicos son un reflejo y poder tener adelante a esas figuras que les transmitan sus experiencias y vivencias es algo muy importante. Que los chicos sean consientes que muchos jugadores estuvieron en el lugar que están ellos y hoy triunfan en el mundo.

Y ¿vos qué les hablás o transmitís a los chicos?

Que me vengan a ver cuando quieran, que confíen en uno. Que sepan que estoy dispuesto a ayudarlos. Les hago mucho hincapié en las redes sociales, que tengan cuidado con lo que dicen, escriben, suben. A veces no se dan cuenta de la repercusión que tienen y hay que cuidarlos. No todos son de River y tienen que saber medirse con algún comentario y demás. Ellos representan la imagen del club por eso hay que aconsejarlos.

Ser hincha y dirigente son rótulos que van por andariveles diferentes. Ninguno necesita del otro para poder ser uno de los dos. Pero cuando ambos confluyen se nota. Fernando Guarini es un directivo capaz, pero su mayor virtud está en la pasión que le pone. Eso producto de su fanatismo por el club que hace que no sólo ejerza su cargo por obligación protocolar sino por amor al club Atlético River Plate.