Los primeros 90 minutos hacia la gloria

El 29 de julio del 2015, River volvía a disputar una final de Copa Libertadores luego de 19 años. Tras un forzado camino previo, arribó a la instancia decisiva junto a un viejo conocido y amigo: Tigres. Gracias a la ayuda de los mexicanos en la primera ronda, el Millo pudo pasar de fase y así encaminar el rumbo directo hacia la gloria. En la zona de grupos no se habían sacado ventaja: 1-1 en el Monumental, y un agónico 2-2 en Monterrey, tras ir perdiendo 2-0 faltando pocos minutos, resultado que lo dejaba absolutamente complicado al conjunto de Gallardo.

El cotejo comenzó a las 22 horas de Argentina en el estadio Universitario con arbitraje del paraguayo Antonio Arias. Hubo cerca de 200 hinchas millonarios que hicieron el aguante desde un pequeño sector ante 40.000 aficionados de Tigres. El resultado final fue un muy positivo cero por cero, en un  partido de mucha paridad donde Tigres no pudo hacer pesar su localía y River lo aguantó sin sobresaltos.

River formó con Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonathan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio (m.77, Luis González), Tabaré Viudez (m.46, Gonzalo Martínez); Rodrigo Mora (m.46, Nicolás Bertolo) y Lucas Alario.  Tanto Mora como Viudez debieron salir por lesiones musculares. Fueron amonestados Gabriel Mercado, Leonel Vangioni y Leonardo Ponzio.

Maidana, fue elegido la Figura de River en la primera final, a través de una votación realizada por las redes sociales oficiales del Club. En el día de su cumpleaños, el defensor volvió a mostrar gran solidez y a ser uno de los pilares de la defensa “millonaria”.

Luego de la igualdad sin goles en Monterrey, Gallardo dijo en la conferencia de prensa: “De acuerdo a todas las dificultades que tuvimos hoy, el no haber perdido es bueno para nosotros. El gran factor que nos jugó en contra fue el calor que hizo dentro del campo, los jugadores se vieron con esa dificultad pero lo sacaron adelante. Hicieron un esfuerzo enorme, les quiero agradecer por la entrega que tuvieron. Vi jugadores que se jugaron la piel en cada pelota cuando el físico y la cabeza no respondían. River se fue convirtiendo en un equipo competitivo, maduro, que no se dobla y se hace fuerte ante circunstancias adversas. Estamos en condiciones de recuperarnos y de hacer un gran partido en nuestra cancha, la revancha será un partido totalmente diferente. Esperamos definir la serie en nuestra cancha. La gente se va a hacer sentir mucho y los jugadores saben que, en casa, esta copa no se nos puede que escapar”.

,

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *