A 30 años de la Copa Intercontinental

El 14 de Diciembre de 1986, River se convirtió en el quinto equipo argentino en ganar la Copa Intercontinental, cuando en Tokio le ganó al Steaua Bucarest con un gol del uruguayo Antonio Alzamendi.

A las órdenes de Héctor Rodolfo Veira, el “Bambino”, River formó con Nery Pumpido: Jorge Gordillo, Nelson Gutiérrez, Oscar Ruggeri y Alejandro Montenegro; Héctor Enrique, Américo Gallego, Roque Alfaro y Norberto Alonso; Antonio Alzamendi y Juan Gilberto Funes.

Pumpido, Ruggeri y Enrique venían de integrar la Selección Argentina que se había coronado en el Mundial de México.

A los pocos minutos de iniciado el juego, Alonso pateó rápidamente un tiro libre, habilitando a Alzamendi, que enfrentó al arquero Dumitru Stingaciu y tras un rebote convirtió el gol con un corto cabezazo. Después se desarrolló un partido muy trabado, pero en general River controló el juego.

Steaua había consumado un impactante golpe de escena al vencer a Barcelona, que contaba con figuras como el alemán Bernd Schuster, el escocés Steve Archibald y los españoles Francisco Carrasco, Víctor Muñoz y Migueli, entre otros. en la final de la Copa de Europa en una insólita definición por penales. El partido había terminado 0-0 y en los remates desde los once metros los catalanes fallaron cuatro veces y los rumanos fallaron dos, pero con dos aciertos consumaron la celebración 70 mil espectadores que colmaron el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, de Sevilla.

River atravesaba años excepcionales, primero con la conquista del torneo argentino de 1985/86 y después con el logro de su primera Copa Libertadores de América versus el América de Cali que entre otros contaba con Julio César Falcioni, Carlos Ischia, Ricardo Gareca y el paraguayo Roberto Cabañas.